Spain Cannabis LawyerEn Marihuana en España: Desde el Lugar de los Hechos, escribí cómo España es uno de los países (si no EL país) más permisivo con el consumo de marihuana en Europa. Tenemos más de 800 clubes privados de cannabis aquí, la mayoría de los cuales se concentran en las regiones autónomas del norte de Cataluña (donde estoy yo) y el País Vasco. Solo en Barcelona, en la capital de Cataluña y donde estoy ubicada, contamos con más de 200 clubes de cannabis. Los gobiernos  autonómicos de Cataluña y País Vasco generalmente toleran la existencia de estos clubes y ciudades como Barcelona y Bilbao han dado pasos hacia la sanción del cannabis legal.

Pero las leyes nacionales de España no son tan permisivas y, además, hay que tener en cuenta que el gobierno central no permitiría que una autonomía regule invadiendo sus competencias,  lo cual podría limitar, por ejemplo, la capacidad de una autonomía como Cataluña para adoptar leyes de cannabis que fueran en contra de una Ley que emane del gobierno central o bien en caso de invadir sus competencias.

A nivel nacional, la legislación española actualmente permite el consumo privado de cannabis y el cultivo para uso personal, pero prohíbe vender o cultivar marihuana con el propósito de “traficar”. Los clubes privados de cannabis están teóricamente permitidos  porque cobran una cuota de membresía,  pero no venden directamente Marihuana a sus miembros o al público. Sin embargo, esto no ha impedido que las autoridades arresten a los operadores de clubes con operaciones de cultivo a gran escala que se consideran “tráfico”. El difuso marco jurídico existente en España y el conflicto entre sus políticas nacionales y locales (autonómicas) han creado una incertidumbre significativa para la comunidad de cannabis y ha inspirado un movimiento hacia la reforma legislativa.

Para ello, los defensores del cambio de las leyes de marihuana en España se unieron en la plataforma de Regulación Responsable en 2014. Compuesta por múltiples partidos políticos y grupos de interés españoles, esta coalición aboga por reformas que permitan a los mayores de 21 años obtener y consumir cannabis de forma segura y legal. Desafortunadamente, los esfuerzos se han estancado debido al partido en el gobierno hostil a dicha regulación y a un profundo embotellamiento político que ha persistido en España durante casi un año. Las elecciones generales de 2015 en España no lograron una mayoría suficiente para formar un gobierno de coalición. Sin un resultado final muchos meses después y abocados a una segunda ronda de elecciones en junio 2016, muchos temían que una tercera ronda de elecciones fuera necesaria en diciembre de este año para poner fin al impasse electoral.

Mientras tanto, España ha sido  gobernada por el Presidente en funciones, Mariano Rajoy, del Partido Popular, (centro-derecha). Mariano Rajoy (quien inicialmente fue juramentado como primer ministro en 2011) y su partido se oponen a las reformas progresivas de la legislación sobre marihuana. Los resultados electorales indeterminados en 2016 causaron mucha confusión y pusieron en juego el potencial de una tercera ronda de elecciones. Un sondeo realizado en octubre de este año mostró que una alianza con el partido Ciudadanos, partidario de una reforma pro-cannabis, sería el camino más fácil para que el Partido Popular obtuviera los votos necesarios para formar un gobierno de coalición en la tercera ronda. Informes preveían que el Partido Socialista (PSOE), apoyaría al Partido Popular para evitar unas terceras elecciones. El PSOE es un partido político que no aboga por la legalización de la marihuana, pero al menos apoya la reapertura del debate sobre el tema. El aumento de la influencia política de cualquiera de los partidos podría haber creado una apertura para que la plataforma de Regulación Responsable progresara o al menos impidiera la invasión nacional al progreso a nivel regional.

Sin embargo, al final el PSOE se abstuvo y permitió que Rajoy formara una coalición de gobierno. El 29 de octubre, Rajoy se convirtió en Presidente.

Queda por ver qué impacto final tendrá este nuevo panorama político en las autonomías, sus aspiraciones políticas y regulatorias, el futuro del cannabis en España. Seguimos siendo optimistas sobre la potencialidad de los mercados del Cannabis  en Cataluña y en el País Vasco, dentro de un futuro marco legal que abra nuevas perspectivas en su uso. Publicaremos aquí más actualizaciones a medida que se desarrollen.

NOTE: If you wish to read this same post in English, go here.