España + Cannabis = Spannabis.

La 13ª edición de Spannabis, la feria más grande de Europa del cáñamo, cannabis y de las Tecnologías Alternativas, se celebró recién en Barcelona. Spannabis no sólo es la feria más consolidada del sector del cannabis en Europea y la más importante a nivel de negocio; también es uno de los eventos más importantes para los consumidores de cannabis en Europa, y ha traído a la cuidad las últimas novedades del sector.

Aquel fin de semana, Cornella, un barrio a las afueras de Barcelona, ​​fue un ir y venir de consumidores de cannabis, con ropa con motivos jamaicanos, rastas y una nube perpetua de humo de marihuana tras de sí. Pero también atendieron activistas, científicos e incluso abogados (como yo) que ofrecen asesoramiento jurídico a las asociaciones de cannabis. El programa incluyo actuaciones musicales, así como la entrega de los Premios Spannabis 2016 para premiar el mejor stand, el mejor banco de semillas, el mejor nutriente, el mejor producto de parafernalia, el mejor producto de cáñamo y el mejor utensilio de cultivo.

Al entrar en el recinto de la feria, sorprendió algo la enorme cantidad de asistentes a Spannabis que estaban fumando cannabis en absolutamente cualquier lugar de la feria. Fumar dentro de edificios públicos está prohibido en España y fumar marihuana en vía pública (es decir, al aire libre) es ilegal. Sin embargo, en Spannabis se fumaba marihuana en lugares muy públicos e incluso cerrados. La policía local estaba afuera, observando el evento, sin que hubiera incidentes por lo que yo sé. Parece otra vez que a pesar de la ilegalidad de consumir en la vía pública, el consumo de cannabis puede pasar desapercibido por la policía. No es de todo correcto; al que detienen por la calle le esperan multas altas. Pero se sabe que en el marco de un festival como éste, uno corre poco riesgo de ser multado por el consumo o tenencia de estupefacientes en vía pública.

La feria recibió más de 30.000 visitantes y se acreditaron unos 3.000 profesionales, con más de 300 medias de comunicación nacionales e internacionales y más de 500 empresas representadas en 200 stands. En los stands, muestras de filtros de cerámica, pipas, controladores de temperatura y humedad, ropa orgánica y más – cualquier cosa que un consumidor de cannabis podría desear. También se ofrecieron semillas de todo tipo y fertilizantes orgánicos, la mayoría de bancos de semillas holandeses.

Este año, se han consolidado las World Cannabis Conferences que han celebrado su tercera edición. Una de las novedades de este año fue la primera reunión de Mujeres Cannábicas, ONG que se había fundado unos días antes. Durante dos días, se reunieron los principales representantes a nivel nacional e internacional del sector. Se habló mucho de la regulación de la marihuana desde una perspectiva internacional; analizando en profundidad el potencial y la viabilidad de la normalización en los distintos países.

Temas de interés que se hablaron tanto en el escenario como entre los participantes eran los cultivos, la tenencia y el consumo de marihuana (sobre todo en España, pero también en Alemania e Inglaterra y Francia), y las últimas sentencias del Tribunal Supremo español por las que se cerraron varios clubes de cannabis a finales de 2015. El tribunal dictaminó que las actividades de los clubes estaban convirtiéndose en actividades comerciales y ya no podrían considerarse consumo privado. En estos momentos, hay una diferenciación delicada en España entre ser considerado un club privado (con número limitado de miembros, un control significativo del consumo, todas las licencias completas, etc.) y ser considerado una actividad empresarial.

Muchos también estaban hablando de las elecciones de España y de la forma en que podrían afectar la regulación del cannabis. Pocos estaban dispuestos a hacer predicciones.

La 13ª edición de Spannabis ha sido todo un éxito como demuestran los números de asistentes.  En general, parece que había muchos más extranjeros (principalmente de Europa, Australia y América del Norte y del Sur) que nunca antes, la mayoría de los cuales habían venido para explorar posibilidades de inversión en Europa o de expansión de sus negocios existentes hacía aquí.

Hay que esperar con paciencia la próxima edición del año que viene.